Reseña

RESEÑA: SpongeBob Squarepants: Battle for Bikini Bottom – Rehydrated

Bob Esponja es una de las caricaturas más icónicas de nuestros tiempos. Si tuvieramos a un puñado de adultos jóvenes en sus veintes, adolescentes y hasta chicos todavía más jóvenes en el mismo cuarto, una de las pocas cosas que estas distintas generaciones tendrían en común sería su afición hacia las aventuras submarinas de Bob y el resto de sus amigos en Fondo De Bikini; rápidamente todos soltarían frases, referencias y demás chistes acerca del amigo amarillo que vive en una piña debajo del mar. Cuando se tiene a una franquicia así de popular, no debería de sorprendernos que haya un montón de productos y mercancía para acompañarla, entre los cuales obviamente se incluyen los videojuegos.

Aunque Nickelodeon y THQ bien pudieron producir algo genérico carente de inspiración y calidad que de igual manera iba a vender por tener el nombre de Bob Esponja en el título, con Battle for Bikini Bottom realmente lograron crear un juego excepcional; mecánicas intuitivas, mundos amplios para la exploración y todo el espíritu que caracteriza a la serie animada.

El legado de Battle for Bikini Bottom, sin embargo, no sólo se limitaría a ser uno de los mejores juegos de licencia que podemos encontrar, sino también a ser uno de los títulos favoritos de los speedrunners por todas sus particularidades explotables que lo hacen todo un deleite de intentar terminar en el menor tiempo posible. Fue este seguimiento de culto lo que llevó a Battle for Bikini Bottom: Rehydrated, pues THQ proponía un juego que mantuviera todo lo bueno del clásico de la sexta generación de consolas, pero además presentara un apartado visual a la altura de los estándares modernos. En su mayoría, Battle for Bikini Bottom: Rehydrated cumple su cometido, pues las animaciones de los personajes son de la más alta calidad y hasta los modelos de los mismos intentan imitar el estilo artístico más reciente de Bob Esponja, contrario al juego original que imitaba los dibujos hechos a mano de inicios de los 2000. Aunque todo se ve bastante pulido y colorido, es fácil sentir que en comparación al juego original, Battle for Bikini Bottom: Rehydrated ha perdido un poco de su carácter. Nos referimos a que ahora la paleta de colores y detalles ambientales se van más caricaturescos, lo cual no tiene nada de malo al ser un juego de Bob Esponja, pero el título original tenía un poco más de actitud y rudeza que aquí no se encuentra. Por otro lado, aunque visualmente se muy bien, sabemos que un remake podría verse mejor; Spyro y Crash lo demostraron recientemente. Battle for Bikini Bottom: Rehydrated parece estar en medio de un remake y una remasterización en cuanto a calidad estética. 

Pero, ¿cómo se juega? La respuesta aquí es simple: prácticamente igual que el original. Los controles siguen el mismo dinamismo, los personajes seleccionables presentan ventajas y desventajas entre sí; Bob es más versátil, Arenita es más ágil y Patricio es más fuerte, cómo aplicamos esas virtudes y debilidades depende de nosotros. El combate es divertidamente caótico, las secciones de plataformas fluyen con sutileza gracias a los controles y buscar todos los coleccionables puede ser un deleite si estamos preparados para lo demandante que puede ser. Mantenerse así de fiel a las mecánicas originales demuestra ser un arma de dos filos, sin embargo, pues también encontramos problemas técnicos que no eran excusables en el 2004 y definitivamente no lo son ahora tampoco: las pantallas de carga abundan, incluso para secciones pequeñas, el reto puede volverse repetitivo y fuera de querer encontrar todos los secretos no hay mucha motivación que tiente a la rejugabilidad. 

Con todo sobre la mesa debemos de admitir que tenemos sentimientos encontrados, pues Battle for Bikini Bottom: Rehydrated es exactamente como recordamos al juego, con todo lo bueno y todo lo malo, pero ahora que somos una audiencia más madura y crítica, lo malo pega de manera diferente. Aún así, si pudiéramos olvidar la imparcialidad, Bikini Bottom Rehydrated recibiría 10 de 10 Rasputines de nuestra parte, pues este es un juego que fue hecho como una carta de amor a los fans.

Los actores de voz que dan vida a los personajes están dando su todo para que sintamos las múltiples emociones de la historia, aunque los escenarios coloridos no son ideales, se esfuerzan para hacer que la aventura entera se sienta como un episodio de Bob Esponja, ¿cuándo fue la última vez que viste un juego de licencia de más de 10 años de antigüedad recibir un remake? Todo lo bueno, sentimos, se antepone a lo malo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *