Reseñas Videojuegos

RESEÑA – Far Cry 6

La serie de Far Cry siempre ha sido una de esas pocas franquicias que inequívocamente entrega saludables dosis de diversión sin importar qué. Ya sea parodiando películas de los ochenta, lanzándonos a la época prehistórica o satirizando el medio-oeste de la América de extrema derecha, los juegos de Far Cry contienen suficiente acción extravagante como para que podamos olvidar que la historia que pretenden contar no es necesariamente buena. Far Cry 6, la más reciente entrega de la saga, no es la excepción, aunque sí coloca un poco más de esfuerzo en que su trama esté a la altura de su enganchante gameplay. 

Bueno, ya que tocamos el tema, TENEMOS que comenzar nuestra reseña en el aspecto narrativo de Far Cry 6. La acción toma lugar en la isla ficticia de Yara, un paraíso tropical congelado en el tiempo. El Dictador Antón Castillo pretende recuperar la antigua gloria de su nación a cualquier costo, junto a su hijo, Diego, siguiendo sus sangrientos pasos. Su opresivo mandato ha provocado una revolución a la que no tardamos en unirnos, dando pie a la clásica aventura de Far Cry en la que poco a poco recuperamos el control del país y nos convertimos en la peor piedra en el zapato que el malvado dictador en turno alguna vez haya encontrado. Aunque se sigue la típica fórmula de Far Cry con esta trama en particular, la elección de Giancarlo Esposito como el responsable en dar vida a Anton Castillo es una de las mejores que ha hecho la saga.

El porte de Esposito trae cierto gravitas a la historia, creando un antagonista que genuinamente podemos despreciar y respetar al mismo tiempo. Es cierto que quizá un poco de sus otros papeles en Breaking Bad y The Mandalorian se filtra en su caracterización de Anton Castillo, pero no tenemos problema con eso; Gustavo Fring encajaría perfecto como el dictador megalómano de una bella nación tropical. Hablando de ello, la ambientación y el mapa de Yara es un complemento perfecto a la historia, sintiéndose como un personaje más de la misma. Sostenemos todavía que Ubisoft es rey a la hora de crear mundos abiertos de gran escala. 

El paisaje bien logrado, además, presenta oportunidades excelentes para aprovechar el refinado gameplay de esta entrega. No es necesario darle tantas vueltas al asunto: el gameplay de Far Cry 6 supera al de su predecesor, pero no de una manera altamente notable, sino en los pequeños detalles. Estás diminutas pero significativas mejoras se reflejan en un combate más sólido y divertido, un ambiente que puede destruirse de una manera realista y una variedad de habilidades que nos hacen sentir más como John Rambo que como un revolucionario cualquiera. El ampliado arsenal de Far Cry 6 contribuye a este sentimiento de frescura técnica. Primero están los vehículos multi-usos: desde autos deportivos clásicos que pueden ser también un todoterreno, hasta un buggy de arena que con el presionar de un botón puede volar por el aire.

Las armas, además, tienen una enorme creatividad en su diseño, pues al tratarse de una revolución improvisada, tenemos tambien armamento que refleja esto: un viejo motor de motocicleta que ha sido reconfigurado como una ametralladora o una mochila que lanza gas tóxico a los enemigos o misiles son la clase de cosas que esperaríamos ver en Ratchet & Clank, pero que sorpresivamente encajan en Far Cry 6. 

Ahora bien, no todo es perfecto. Como adelantamos, Far Cry 6 sigue la tendencia de tener una historia que no se siente particularmente fuerte. Si bien el trabajo de Esposito eleva la calidad narrativa a una altura que supera incluso a la de Far Cry 3, la historia se sigue quedando corta frente a lo que otros títulos contemporáneos ofrecen, incluso dentro de la misma casa productora de Ubisoft. De hecho, considerando el enorme rango de Esposito y los otros miembros del elenco de Far Cry 6, no podemos evitar que en algunos aspectos su historia se queda corta. También está la pobre interpretación de la cultura latina. Yara es una versión ficticia de Cuba, cosa que es obvia de inmediato, pero en lugar de ser una representación real de esta nación, en ocasiones se ve más como una parodia de la misma.

La inclusión de cosas como un mini juego de peleas de gallos son hasta cierto punto insensibles, pues es el último aspecto de la cultura cubana que se querría ver representando en un videojuego. Nadie espera una representación fidedigna de la cultura latinoamericana en un juego de Far Cry, claro, pero es innegable que se pudo hacer mucho más en este caso. De nuevo, el gameplay es tan divertido que es facil olvidar la mediocridad narrativa subyacente, pero este mismo truco eventualmente fracasaría en un posible futuro Far Cry 7.

En conclusion, Far Cry 6 es la mejor entrega hasta ahora de la serie, incluso si no representa un salto enorme en comparación de su predecesor. Si buscas la mejor experiencia de Far Cry, este es el juego que debes de tomar, pero si lo que quieres es un balance perfecto entre una historia bien contada y mecánicas divertidas…hay mejores opciones.

Quizá como audiencias nos hemos vueltos más selectivos, pero con grandes nombres de la industria entregando narrativas dignas de los premios Oscar que armonizan con gameplays que no son nada menos que logros técnicos, es imposible no ver algo como Far Cry 6 con todo el potencial que ostenta y sentir que fácilmente pudo ser mucho más de lo que obtuvimos como producto final. Así como un combo de hamburguesa y papas, Far Cry 6 va a satisfacer tu hambre de una manera deliciosa, pero no es necesariamente la opción más saludable del menú.

No es necesario darle tantas vueltas al asunto: el gameplay de Far Cry 6 supera al de su predecesor aunque solo en los pequeños detalles

Ya sea parodiando películas de los ochenta, lanzándonos a la época prehistórica o satirizando el medio-oeste de la América de extrema derecha, los juegos de Far Cry contienen suficiente acción extravagante como para que podamos olvidar que la historia que pretenden contar no es necesariamente buena.

7
Historia:
6
Graficós:
8
Jugabilidad:
7.5
Música:
6.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.