Reseñas Videojuegos

RESEÑA: Ratchet & Clank: Rift Apart

Desde su debut en la época del PlayStation 2, Ratchet y Clank han sido lo más cercano que la plataforma de Sony tiene a una mascota en la misma vena que Mario lo es para Nintendo o Master Chief para Halo. El dúo dinámico no se ha ganado este puesto meramente por su larga trayectoria en diferentes generaciones del PlayStation, sino por su calidad consistente en cada entrega. A pesar de que parte de una fórmula sencilla de acción y plataformas, Ratchet & Clank trata de innovar en pequeños pero significativos detalles, el más reciente capítulo, Ratchet & Clank: Rift Apart, continúa con esta tradición y es probablemente el logro más grande de la saga hasta el momento.

Para los no iniciados en la serie de Ratchet & Clank, vamos a resumir su premisa. Sus dos protagonistas titulares son héroes que han salvado varias galaxias en varias ocasiones haciendo uso de su ingenio, perseverancia y un muy extravagante arsenal de armas de fuego. Imagina que un shooter en tercera persona se fusionó con un plataformero en 3D de la vieja escuela y tienes básicamente la piedra angular mecánica de Ratchet & ClankRift Apart hace uso del potencial gráfico del PlayStation 5 para maximizar el frenesí: estamos hablando de efectos de partículas de fuego, hielo y electricidad que dejan muy en claro el daño que hacemos a los enemigos; diferentes texturas que dan vida al entorno que estamos explorando; y ese poderoso ray-tracing que da pie a un realismo en medio de un mundo de fantasía. Todo lo que tenemos en pantalla es, entonces, un caos, pero uno satisfactoriamente controlado. 

No son sólo los gráficos de nueva generación lo que Rift Apart aprovecha de estar en el PlayStation 5, también hace buen uso de su desempeño técnico. Por ejemplo, se aprovecha el Modo Performance para que el juego corra a 60 FPS, asemejándose más a cómo se jugaba la trilogía original de Ratchet & Clank en el PlayStation 2 y evitando los problemas de latencia que había en Ratchet & Clank del 2016. Además, cuando dijimos que la serie trata de innovar en pequeños pero significativos detalles, teníamos en mente cómo sus tiempos de carga ahora son inexistentes. Los veteranos de la serie saben cómo antes se ocultaban los tiempos de carga en medio de nuestro viajes de planeta en planeta al poner un loop de la nave de Ratchet atravesando el espacio, manteniendo la inmersión intacta como resultado. Rift Apart tiene el privilegio de ir un paso más allá, creando una transición tipo Star Wars cuando viajamos de planeta en planeta, haciendo que nos sintamos más envueltos en la historia todavía. 

Ya que tocamos el tema, vale la pena hablar de los logros de Rift Apart en su apartado narrativo. Por años se ha dicho cómo la serie de Ratchet & Clank es lo más cercano que tenemos a una experiencia tipo Pixar en los videojuegos. Este cumplido se debía principalmente a su bello apartado visual, (que en el PlayStation 5 es el mejor hasta la fecha), pero ahora también puede extenderse a cómo logra contar una historia de manera efectiva. Los inicios de la serie se caracterizaban por tener tramas que eran más una parodia y sátira sobre el consumismo que una historia en sí, mientras que las entregas que directamente precedían a Rift Apart querían ser más épicas, un poco más ad hoc a lo que veíamos en el cine para niños y adolescentes. De alguna manera, Rift Apart se las ingenia para tener lo mejor de ambos mundos: la comedia cruda e inteligente de los primeros juegos acompañada de un sentimiento épico e importancia más en línea con la filosofía moderna de la saga. 

En este sentido, aunque el juego literalmente lleve el nombre de Ratchet y Clank, el corazón de la historia en muchos momentos lo encontramos en Rivet, un nuevo personaje jugable proveniente de otra dimensión. El punto de venta de Rift Apart fue ver a nuestros héroes viajar a mundos paralelos, pero de no tener a Rivet en el elenco no entenderíamos el peso que esta clase de aventura trae consigo. Rivet no es sólo una contraparte femenina para Ratchet, es una heróina que representa todo lo malo de viaje entre dimensiones, siendo oriunda de un mundo donde ha luchado sola contra las fuerzas del mal. Al ser un poco más seria y desconfiada, Rivet es una excelente contraparte para Ratchet, y al no tener un compañero robótico en la vena de Clank en su dimensión, crea una poderosa conexión con nuestro simpático protagonista robótico. Aunque se controla como Ratchet y comparte el mismo arsenal, la caracterización tan particular de Rivet la hace sentir notablemente distinta.

Por último tenemos que hablar del valor de rejugabilidad, un tema que todo fanático de Ratchet & Clank sabe es bastante extenso. El juego nos presenta con un Modo Desafío cuando terminamos la campaña principal, en el cual volvemos al inicio pero con todas nuestras armas y mejoras a las mismas. El detalle está en que ahora los enemigos serán más inteligentes, resistentes y feroces, por lo que tendremos que ser extra-precavidos e ingeniosos a la hora de hacerles frente. Probar nuevas combinaciones de armas en diferentes situaciones o encontrar la forma de maniobrar por el mapa tratando de evitar conflicto será algo imprescindible si queremos completar el Modo Desafío, y es algo que tentará constantemente a la rejugabilidad una vez que encontramos el ritmo. 

Ratchet & Clank: Rift Apart hace muchas cosas bien, cumple con todas las expectativas que un fanático de la serie podría tener e incluso las supera. Si a juegos como Super Mario Odyssey les toca reinventar el género de plataformas, a obras como Rift Apart se les encomienda pulir fórmulas clásicas para que puedan seguir brillando incluso con el pasar de los años. ¿Acaso es un juego perfecto? No. Rift Apart pudo beneficiarse de darle a Rivet su propio esquema de controles, de tomar riesgos al incorporar elementos de otros géneros a la exploración de mundos o incluso crear a un nuevo villano en lugar de reciclar al Dr. Nefarious por milésima vez. Eso sí, el juego nunca olvida su misión de ser divertido y enganchante tanto para nuevas como viejas audiencias. Aquí creemos que yace su fortaleza y es la razón por la que podemos coronarlo (al menos por el momento) como el mejor juego disponible para el PlayStation 5.

Un exclusivo indispensable para todo poseedor de un PlayStation 5

Ratchet & Clank: Rift Apart es una propuesta llena de diversión, varios mundos mágicos qué explorar y llena de bichos que vencer. Sí, quizá tiene los defectos que sufre siempre una propuesta enfocada para toda la familia, pero eso no quita que tenga el material suficiente para mantener a este duo de la familia de Sony más fuerte que nunca.

8.8
Historia:
8
Jugabilidad:
8.5
Gráficos:
9.5
Ambientación:
9

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.