Reseñas Videojuegos

RESEÑA: Biomutant

Biomutant duró un rato largo anunciándose, desde un inicio la propuesta parecía interesante y más que venía de Experiment 101 de THQ Nordic, un equipo desarrollador pequeño que debía causar una buena impresión. Por ello las expectativas que se tenían de este juego eran grandes y más cuando se observaba su mundo y propuesta mecánica. Después de muchos tiempo de espera el juego ha salido y jugando y tomando tiempo para meditarlo, podemos decir que nos la pasamos muy bien jugando Biomutant, pero quizá no lo suficientemente bien como para cumplir por completo nuestras exigentes expectativas.

Cuando jugábamos no podíamos evitar hacer la odiosa comparación de Biomutant con juegos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild o el más reciente Immortals Fenyx Rising, y evidentemente este ejercicio deja expuesto el caso que Experiment 101, con seguramente no más de una veintena de desarrolladores, quizo abarcar mucho y con ello apretó poco. Tendremos un gran mundo que explorar, muchas misiones que cumplir y un arsenal de armas que probar, pero todos y cada uno de los elementos del juego se siente sin mucho cuidado y con un potencial enorme poco aprovechado.

Su historia nos cuenta que una plaga de monstruos está acabando con el mundo y el Árbol de la Vida irradia muerte desde sus raíces. Las tribus están divididas y solo nuestro protagonista, un super mapache experto en artes marciales, podrá salvar el día. Al principio se nos da la opción de escoger entre diferentes clases, las cuales tienen sus propias estadísticas y propiedades, sin embargo al final eso no importa dado a que conforme vayamos avanzando, podremos hacer que nuestro personaje domine cualquier variante desde las capacidades físicas.

La historia tiene un peso importante, dado a que no solo se nos cuenta la historia de los enormes monstruos y las tribus divididas, sino que ciertas reflexiones hacen interesantes los diálogos del juego así como ciertas decisiones que deberemos tomar, sin embargo, con el pasar de las horas, el interés por saber qué es lo que pasa se va desdibujando conforme nos damos cuenta de la poca variedad de actividades en un mundo que se supone está lleno de ellas. Sí, el mapa que recorremos será enorme y habrá tanto misiones principales como secundarias por doquier. Lo malo es que la gran mayoría de ellas serán la misma actividad, acabar con olas de enemigos, resolver algún puzzle sencillo, o acabar con algún jefe particular. Más que eso no notaremos muchas variedad de cosas por hacer, lo cual es una lástima dado a su gran variedad de posibilidades en su arsenal.

Nuestro mapache es un maestro del Kung-fu, lo cual hace muy divertido el combate mano a mano, sin embargo se quedaría muy limitado el número de combos disponible de no ser por la mezcla que se puede hacer con la gran variedad de armas y la optimización de las mismas. Esto provoca no solo que las peleas de Biomutant se vean loquisimas llenas de colores y partículas por doquier, sino también con una gran variedad de formas con las que podremos acabar con nuestros enemigos.

Ya que mencionamos lo anterior, gráficamente Biomutant es un juego que igual que muchos de sus apartados tenía un gran potencial que se aprovecha poco. Como se puede ver en cualquier pantallazo del juego, el mundo de Biomutant está lleno de diferente biomas, colores, religiones y demás escenarios que consiguen impresionarnos a la hora que estamos explorando, sin embargo, al tiempo nos daremos cuenta que todo se siente vacío y sin mucho qué hacer más que lo que se nos dice desde el principio, lo cual hace que la exploración no se sienta tan divertida como sus colores y apariencia en general darían a pensar.

Pareciera que el juego no nos gustó y eso sería una mentira. Biomutant es una propuesta interesante que seguramente con mayor cuidado hubiera sido de los mejor del año, pero poniéndonos estrictos y viendo comparaciones odiosas con juegos como Breath of the Wild o Immortals Fenyx Rising, Biomutant se queda a medio camino. Si hubiera más variedad en sus misiones, combos y, en general, en cosas por hacer se hubiera aprovechado mejor esas otras cosas que hace bien el juego. Al final se queda como un título con un gran potencial mal aprovechado, por lo que es una propuesta que podemos recomendar a todos los amantes de los mundos abiertos pero con ciertas advertencias que denotan lo ambicioso de un pequeño estudio que, quizá, no debió de ser tan ambicioso.

Un juego divertido sin duda, pero con un potencial realmente desaprovechado

Biomutant tiene un mundo interesante, mecánicas divertidas y una historia que nos puede interesar, sin embargo su gran ambición le ha jugado en contra y no abarca todo lo que el juego podría alcanzar.

7.4
Historia:
7
Jugabilidad:
8
Gráficos:
7.5
Ambientación:
7

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.