Reseñas Videojuegos

RESEÑA: Resident Evil Village

Capcom es un estudio poderoso, tiene grandes franquicias a las que apostarles toda su capacidad y presupuesto, pero creemos que todos estamos de acuerdo que la franquicia de Resident Evil es la que se lleva toda la atención del ambicioso estudio, por lo que Resident Evil Village no solo es el último y más esperado juego de la saga, sino la bomba más fuerte con la que Capcom puede asegurar ambiciosas propuestas posteriores así como demás contenido que lleva la bandera de Resident Evil, así que la pregunta marcada sería: Con todos estos cambios que Village trae a la mesa, ¿Capcom ha conseguido su cometido? ¿Resident Evil Village es tan bueno como la expectativa esperaría? Sí, pero tiene algunos matices marcados de los que te platicaremos en esta pequeña reseña.

Algo nos queda claro, fuera de la nostalgia y la gran diversión que nos entregaron sus remakes de la segunda y tercera entrega, lo que Resident Evil Village busca es seguir una línea distinta a lo que la nostalgia dicta… de ahí las quejas de muchos fans de acusar al juego de ser algo distinto a lo que la saga se supone deben de ser. Seguiremos la línea canónica de lo que nos propone la séptima entrega, incluso seguiremos poco después de lo mostrado en la anterior entrega, sin embargo, como ya dijimos, Capcom con esta entrega no busca hacer más de lo mismo sino mutar a lo que ahora su estudio quiere que sea Resident Evil y eso es, según Village, mucho espectáculo, acción y una ambientación lúgubre y muy bien detallada. Digamos que capcom se arriesga más que nunca con esta nueva entrega.

Si se fijan en estos conceptos que mencionamos con los que su estudio busca romper paradigmas jugables y temáticos, no está directamente el concepto del terror, lo cual nos dice que no se ha seguido tal cual lo que la séptima entrega propone, sino que ahora agranda el mundo y sus posibilidades, vistiendo todo con más fantasía y surrealismo gracias a su particular contexto de ¨pueblo de cuento¨ con un castillo lleno de monstruos y vampiros dentro de la historia de uno de los personajes más desdichados de la industria, superando quizá a Max Paynes y su terrible historial de tragedias.

Seguimos manejando al desdichado Ethan Winters, y a pesar de que la misma temática del juego nos permite conocer su narrativa por medio de una fábula europea digna de un cuento fantástico, aún así nos damos cuenta al poco empezar esta odisea que la narrativa de Resident Evil Village se desdibuja al poco tiempo que recorremos sus recovecos para ya, al final, empezar a exponernos todo rápido y buscar encontrar un sentido a la trama. Esto no está del todo bien, logrado incluso que personajes como Chris Redfield, que directamente está en la portada del juego, terminen por tener poca presencia y desarrollo. Casi casi como si tuviéramos que esperar hasta la otra entrega para, ahora sí, poder verlo en un rol más protagónico. Esto último quizá sea un punto muy debatible, pero creemos que en cuanto a lo narrativo, el juego no consigue aterrizar la idea, y todo queda, en los últimos compases del juego, como un plot twist tras otros sin tener ningún peso consecuencial a muchas de las acciones que nos tocó realizar en la travesía del pobre Ethan.

Pero de lo que no podemos quejarnos y que nos deja satisfechos es su apartado mecánico y visual. Si, encontramos que la entrega es mucho más lineal de lo que su juego pasado nos dejaba ver y que lugares como el castillo tiene mucho detalle pero pocas áreas que explorar, como si el juego buscará que no andemos de metiches más allá de donde debemos de estar, además de que la presencia de Lady Dimitrescu es menos capital de lo que a priori pensábamos, pero todo ello se subsana con una mecánica sólida, un manejo del armamento muy atractivo y una gestión con el Duque, vendedor en turno de esta entrega, que hace que el juego se sienta divertida y llena de acción, sobre todo cuando debemos de enfrentarnos a varios enemigos a la vez o impresionantes jefes.

Miren, no vamos a decirles que Resident Evil Village es el mejor juego de la serie, incluso podemos decir que los últimos remakes nos dejaron más satisfechos que esta ambiciosa nueva entrega, pero es esa misma ambición la que hace de Village una de las propuestas más interesantes de la saga, ya que simple y llanamente pone una puesta en escena nueva y fresca para el devenir de este nuevo episodio de Resident Evil que, de seguro, seguirá fuerte y ambicioso. Con poco terror y exploración pero con mucha espectacularidad y acción, Resident Evil Village termina por ser un juego divertido pero no tan inflado como nos hubiéramos imaginado, por lo que, más que ser un juego malo, es sólo víctima de una enorme expectativa y una ambición desmedida.

Resident Evil Village es un juego que intenta cosas nuevas pero siempre volteando a su pasado

Los cambios que Resident Evil Village ha demostrado nos llevan a un panorama lleno de fantasía y acción, algo así como lo que nos mostró RE4, quizá no consigue ser igual de revolucionario pero si da frescura y un nuevo rumbo a la franquicia. Quizá la narrativa y el terror se ven poco mermado pero todo lo cambia con una mecánica divertida y una ambientación implacable, un buen trueque para hacerlo un juego recomendable.

8.9
Historia:
7.5
Jugabilidad:
9
Gráficos:
9.5
Ambientación:
9.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.